Ayer, día 5, en el Santuario de Loyola, tre jóvenes hicieron sus primeros votos en la Compañía de Jesús. Info sj nos cuenta que el provincial, en su homilía, reconoció que hoy en día la vocación religiosa «se sale del patrón» y «desentona con la cultura global». Es una vocación que consiste en ser «constructor de puentes entre Dios y el mundo, entre lo Último y lo presente, entre las preguntas fundamentales y las cuestiones de cada día». Es un camino «lleno de sorpresas y pide dejarse llevar, perseverar sin límite, cautivar el corazón»

Los tres se saben, a pesar de todas sus debilidades, receptores de la Gracia del Señor. «Nosotros no queremos dar la vida bajo el poder del dinero, sino bajo la cruz de la entrega. No soñamos con un trabajo, sino con una misión que abarque todo nuestro ser. No queremos ser dueños de nuestro futuro, sino libres para ser enviados donde más se necesite. Nosotros no deseamos vivir con la calculadora en la mano, sino con el corazón dispuesto a amar hasta el extremo», afirmaba Anselmo, uno de los tres jóvenes.

Puedes leer este testimonio completo en Info sj

 

Artículo anterior¿Qué es para ti el lujo?
Artículo siguiente¿Al seminario con 24 años?