Cuando vas a África te das cuenta de que vivir mejor no es, sin más, tener una casa más grande. Sino alguien con quien compartirla; un coche mejor, sino alguien con quien ir; un nuevo móvil sino Alguien a quien agradecerle todo.

Pater Ugalde, tu cura en la red, te lo explica con una anécdota muy buena.

Artículo anterior¿Cómo hago grande lo pequeño?
Artículo siguienteTres jóvenes hacen sus primeros votos en la Compañía de Jesús