Como informa la Conferencia Episcopal Española, el papa Francisco ha hecho hoy un llamamiento para que no se abandone al Líbano, tras la explosión de hace un mes y ha invitado a vivir un día universal de oración y ayuno el viernes 4 de septiembre.

El pontífice ha destacado cómo el Líbano “ha sido un país de esperanza” y que “los libaneses siempre han mantenido su fe en Dios y han demostrado la capacidad de hacer de su tierra un lugar de tolerancia, respeto, convivencia” que es único en la región “.

“¡Ánimo, hermanos! Fe y oración, sean su fuerza. No abandones tus hogares y tu herencia, no dejes caer los sueños de quienes han creído en el futuro de un país hermoso y próspero”

Puedes leer este artículo completo en la web de la Conferencia Episcopal Española

Artículo anteriorComenzar el curso de la mano de Pedro [podcast]
Artículo siguienteUna experiencia única