Amor en la sociedad

Generalmente podríamos definir el amor como: ¿Una sensación? ¿Un sentimiento? ¿Un deseo?

El amor abarca diferentes tipos de situaciones a lo largo de nuestras vidas, todas y cada una de ellas de una forma excepcional e imprescindible.

Dentro de las categorías del amor podríamos destacar las siguientes:

Amor hacia la Familia

Nuestros familiares son un mero reflejo, de la suerte de cada uno. No lo hemos podido seleccionar, nos ha tocado. Un regalo del señor, hacia todos nosotros.

Este tipo de amor debería ser incondicional e incontrolable, pero en diversas ocasiones no lo es.

Deberíamos valorar mucho más, lo afortunados que somos de tener una familia que nos ayuda, cuida e incluso aguanta nuestros caprichos y tonterías.

Amor hacia amigos

Como dice el típico dicho; “Quien tiene un amigo, tiene un tesoro” ¿Qué pensáis?

El transcurso del tiempo, nos hace conocer a multitudes de personas ya sea en el colegio, instituto, universidad, trabajo o por simple casualidad.

Todas estas escenas, nos da la oportunidad de mostrarnos hacia los demás y entrometernos un poco más de lleno en sus vidas.

El amor hacia un amigo, es aquel que cuando estás mal solo tiene que mirarte y sin ninguna palabra por medio, sabe lo que nos sucede.

Es aquel, que nos hace disfrutar y vivir momentos felices compartiendo vivencias. Para aprender y disfrutar un poco más de la vida que tenemos.

Amor hacia tu pareja

No todo el mundo tiene pareja, es por ello que aunque no te haya llegado la oportunidad me gustaría que leyeras esto atentamente.

Al fin y al cabo, la relación que tienes con tu novi@ es diaria.

Durante la relación, habrá subidas y bajadas pero lo importante es que siempre permanezcáis juntos y unidos, dispuestos a dialogar y ceder tanto de un lado o de otro.

El amor hacia tu pareja, es especial y único.

Llegará un momento en tu vida, que muchos no te entenderán y en el que pensarás que estás cegado por amor pero tú querido lector, tienes que mantener los ojos bien abiertos y dejarte guiar por tus sentimientos. Eso sí, sin dejar a un lado a las personas de tu alrededor.

Cuando dos personas se quieren, no hay nada que pueda parar con ellas porque el vínculo que se establecen entre los dos, es mucho más grande que cualquier crítica o comentario que puedan recibir.

Siempre agradecidos y orgullosos de haber tenido la oportunidad de encontrarse y juntar sus vidas. Desarrollando valores como el respeto, cariño y empatía.

Amor hacia Dios

Por último y no por menos importante, llega el amor hacia Dios.

Entre tú y yo: ¿Qué papel toma Dios en relación a tu vida?

Muchos de vosotros pensaréis… Pues irá por rachas, más de lo que esperaba, menos de lo que esperaba, y así con múltiples respuestas posibles.

De una forma o de otra, Dios siempre estará en nuestras vidas. Él dio su vida por nosotros, y nuestro deber es saber reconocerlo y apreciarlo.

Podemos encontrarnos con Dios en la oración, el perdón, el cuidado a los mayores…etc.

Él siempre estará con nosotros, y debemos estar atentos a los pequeños detalles para estar más cerca de sus acciones.

El amor al Señor, es eterno e inmutable. Depende de nosotros, que la puerta de nuestro corazón siempre esté abierta, para disfrutar y gozar sus promesas.

Finalmente, desde mi humilde y sincera opinión me gustaría dedicar estas palabras a todas aquellas personas, dispuestas a cambiar el mundo y repartir amor por cualquier sendero que pase.

A ti, que estás detrás de esta pantalla.

Abraham Medina Salas