Jaime Pastor nos ofrece el testimonio de Jordi Sabaté Pons. Tiene ELA desde hace 5 años, una enfermedad mortal sin cura. No puede hablar, comer ni beber y respira con dificultad. Y a pesar de todo… su actitud, su humor, su fe son de otro mundo.

Él se define a sí mismo como una persona normal y corriente que intenta, con su testimonio, ayudar a la gente a que se quiera y a que valore más la vida ya que, con 36 años que tiene, ha vivido situaciones muy duras y, aún así, ama la vida.

Artículo anterior«La impaciencia del corazón». Stefan Zweig
Artículo siguienteLógica difusa