Hace pocos días que la hermana Mª Ángeles Lara López, nsc, realizó sus votos perpetuos en la congregación de Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación.

Desde su comunidad actual, en Guarapari, ES (Brasil) nos cuenta como ha sido su proceso vocacional, su camino de entrega al Señor de la vida.

Artículo anteriorHablar de castidad en pareja
Artículo siguienteElisabetta, la monja que da testimonio en medio de su trabajo