Los apóstoles con la Virgen tenían una misma plegaria. Unidos con María vamos a pedirle a Jesús el no perder la esperanza nunca.

Señor, que no mire nunca las cosas tierra a tierra, que tengamos una visión esperanzada de las cosas, porque lo que a nosotros nos parece muerte, Dios lo transforma en vida.

Publicado por la Parroquia La Gavia

Artículo anterior«Frederica». Georgette Heyer
Artículo siguienteEl poder o la gloria