Pupe ya estás en el cielo y es gracias a tus papás

    He recibido esta mañana la noticia: Pupe se ha ido al cielo. Me lo ha escrito su abuela y no le falta razón. Me ha hecho ilusión porque yo tengo otra hermana que se llama también Guadalupe y que también está en el cielo por el heroísmo de mis padres.

    Nuestra Pupe, la que se ha ido hoy al cielo, le diagnosticaron que venía al mundo con una gran enfermedad. Sus padres, como no puede ser de otro modo, se asustaron mucho. Consultaron a varios ginecólogos y todos, menos uno, el mismo consejo: tenéis que abortar; la niña viene muy mal y puede que no sobreviva al embarazo, ni al parto.

    Pero estos padres, después de rezar mucho, tomaron una decisión: hay que seguir porque si Guadalupe puede tener un sólo minuto de vida y recibir el bautismo todos estos meses van a merecer la pena.

    Empezó el pequeño calvario de unos padres que sabiendo el destino final de su hija sólo querían para ella un minuto de vida. Pero Dios sabe más y ha querido llevársela antes de ver la tierra para disfrutar del cielo porque ¿Quién me dice a mí que si ese es el deseo de estos padres y lo que han tenido que luchar por ello Dios no se lo ha concedido?

    Espero Pupe que desde arriba, además de pedir por tus padres, lo hagas por mí también.

    Robert Tyrrel