Cinco salidas para mitigar nuestro pesares según Santo Tomás

En un artículo que publica el profesor Quintana Paz, en The Objective, afirma que «Cientos de años antes de que los neurólogos hallaran cualquiera de ellas, Santo Tomás ya había colegido que eran cuatro instrumentos bien poderosos para superar nuestras penas».

Lo hizo concretamente en la famosa cuestión 38 de la sección I-IIae de la Suma Teológica. Allí ofrece cinco salidas para mitigar nuestros pesares. Como ya hemos dicho, cuatro de ellas coinciden perspicazmente con las cuatro hormonas que hoy sabemos que cimentan nuestra felicidad:  dopamina, endorfina, oxitocina y serotonina.

En primer lugar para superar nuestra desgana aconseja practicar algo que nos guste. Si la tristeza se parece a tener el alma cansada, obtener algo grato es como reposarla. Hoy se sabe que esto produce dopamina.

El segundo remedio es llorar ¿Y Cómo es posible esto si parece que así tendríamos más pena? Lo que él había comprobado, hoy se sabe que el llanto produce endorfinas.

Como tercer remedio aconseja hacer partícipes de tus desazones a tus amigos, que produciría oxítocina.

El cuarto elemento o consejo sería darse un buen baño y dormir. Esto se sabe hoy que produce serotonina, tan importante para el bienestar.

Y por último, la quinta vía hacia la paz que propone Tomás de Aquino puede parecer, de nuevo, paradójica. Consiste en esto: captar la verdad. Nos sacará también de la tristeza, piensa Santo Tomás, porque en el fondo nos sacará de nosotros mismos. Nos llevará más allá de nuestras pequeñas frustraciones y quizá no tan pequeñas postraciones.

Te recomiendo que leas completo el artículo del profesor Quintana Paz en The Objective