La universidad en el centro penitenciario de Villahierro. Una iniciativa

Cuando Santiago conoció la iniciativa de un club universitario que organizaba partidos de fútbol-sala en una prisión española siguiendo las indicaciones del Papa Francisco sobre el deber de los cristianos y de los hombres de buena voluntad de acudir a las periferias para dar calor, ayuda y cariño a los más desfavorecidos, decidió que él también quería aportar su granito de arena. El portal de Opus Dei recoge su testimonio.

Perteneciendo al mundo de la docencia universitaria, se le ocurrió organizar un ciclo de charlas, pidiendo colaboración a otros profesores, para los internos de la cárcel de Villahierro en León. Tras diferentes contratiempos, comenzaron con gran aceptación de público, unos 180 internos.

Las preguntas al final de las mismas fueron siempre muy numerosas, y a veces iban encaminadas a mejorar los proyectos de trabajo que bastantes reclusos tienen en mente para cuando abandonen la prisión. Recuerdo las preguntas de Carlos, un interno de Zaragoza, para poder mejorar sus invernaderos, o las de Felipe, natural de Granada, sobre los últimos sistemas en corte de acero.

La pandemia por covid-19 las ha interrumpido, pero pronto se podrán reanudar.

Puedes leer este testimonio completo en Opus Dei