La Nación Costa Rica publica este impactante vídeo que testimonia cómo en una iglesia, el sacerdote que celebraba Misa tuvo que salir corriendo tras las violentas explosiones que se produjeron el pasado 27 de julio en el puerto de Beirut.

Artículo anteriorSeñor, voy a arriesgarlo todo por Ti
Artículo siguienteNo todo se puede llamar descanso