El Papa Francisco llamó por teléfono a una madre que perdió a su hijo de 21 años en un accidente de tráfico. La señora escribió una carta al Santo Padre en la que describió cómo estaba su familia tras la muerte de su hijo

Religión en Libertad, que se ha hecho eco de esta noticia, explica que Cinzia Desiati, madre de Fabrizio, recibió en su teléfono una llamada de un número desconocido, “había estado recibiendo esta llamada durante días, pero nunca respondí a tiempo”, y finalmente, cuando respondió escuchó la voz que dijo: “soy Papa Francisco”.

“Estaba muy emocionada, no me lo esperaba, pero pensé que era una broma” dijo la señora al Papa quien le respondió que “todos piensan que es una broma cuando llamo”.

El Papa se interesó por ella y por su marido, respondiendo con mucha compresión cuando le explicó que él había perdido la fe.

“El Papa Francisco me dio tanta alegría. Hablar con él ha sido una caricia, como si la hubiera hecho Fabrizio. Tuve una sensación maravillosa, me devolvió la sonrisa a mis labios, que no había sentido» desde su fallecimiento.

Puedes leer esta noticia completa en Religión en Libertad

Artículo anterior«No esperar para servir». Sebastián Pineda
Artículo siguienteEl laicado, camino privilegiado para la santidad