Omella anuncia acciones legales contra la Generalitat por discriminación religiosa

El cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, presidió ayer, el funeral por las víctimas del Covid-19 en la basílica de la Sagrada Familia en medio de una polémica causada por la Generalitat de Cataluña que había limitado la asistencia a sólo 10 personas.

Según un artículo que publica Religión Confidencial el arzobispo ha calificado de «una previsión que nos parece injusta y discriminatoria, teniendo en cuenta que hemos sido muy cuidadosos y respetuosos para mantener las normas sanitarias exigidas para los espacios cerrados… y, sobre todo que para otros locales interiores más reducidos se admite un aforo del 50%.»

Omella había solicitado un aumento del aforo, pero al no recibir respuesta por parte de la Generalitat, celebraron con la asistencia de un 23 %, siempre con todas las medidas necesarias exigidas para evitar contagios.

Durante los próximos días iniciaremos las acciones legales oportunas contra la arbitrariedad y la indefensión que sufren el derecho a la libertad religiosa ya la libertad de culto, constitucionalmente protegidos», ha manifestado en un comunicado.

Puedes leer el artículo completo en Religión Confidencial