Los buenos libros educan

Escribe Daniel Capó una entreda en su blog que ha titulado «Educar con los libros. en ella nos recuerda los libros publicados por Annis Duff acerca de este tema.

No hay necesidad alguna de sermonear a los niños, porque la belleza de los relatos ya se encarga de presentar a los jóvenes modelos de auténtica grandeza. Sus páginas reivindican el humus fértil en que se convierten los buenos libros durante la infancia y la necesidad imperiosa de leerlos en cualquier sociedad que se quiera culta y libre.

«A lo largo de mi vida he comprobado cómo los cuentos infantiles sirven para estimular el pensamiento y liberar la imaginación; profundizar en el sentido de la belleza, el humor y la capacidad de asombro; ensanchar nuestra empatía y comprensión de las emociones y la conducta humanas, y proponer los principios morales que nos ayudan a distinguir el bien del mal».

Dejad que los niños lean buenos libros, venía a decir, y dejad que las historias maduren en ellos poco a poco, como se hace con el mejor vino. En realidad, se trata de un trabajo de acompañamiento –leer con ellos y junto a ellos– y también de discernimiento, más que de prédica e imposición.

Te recomiendo que leas completa el artículo de El blog de Daniel Capó