La Archidiócesis de Valencia nos presenta proyecto Raquel, un proyecto que ofrece, a las personas implicadas en un aborto provocado, una atención individualizada a través de una red diocesana de sacerdotes, consejeros, psicólogos y psiquiatras. Esta atención supone acompañar a la persona en su integridad en un proceso de sanación y reconciliación.

Artículo anteriorTras muchas vicisitudes, Roberto se ordenará sacerdote a sus 52 años
Artículo siguiente«Una odisea de amor y guerra». Olga Brajnovic