La labor extraordinaria de las Hijas de la Caridad de Oviedo en la pandemia

La Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl han hecho una labor extraordinaria en la Cocina Económica de Oviedo que ellas regentan, durante el tiempo de la pandemia.

Recibieron una auténtica avalancha de gente que necesitaba un plato de comida. Muchas venían derivadas de los servicios sociales, de Asturias Acoge y otras instituciones. Los gastos se multiplicaron pero, gracias Dios, recibieron muchas donaciones y se volcó con ellas el Ayuntamiento de Oviedo y el Banco de Alimentos.

“Si no es por vosotras, nadie”, les decían los que recibían su ayuda. “Y nosotras también éramos conscientes de cómo Dios nos estaba ayudando”, afirma Sor Esperanza. Pues de la noche a la mañana se vieron ellas solas, las siete de la comunidad, sin voluntarios, pues nadie podía salir. “Y Dios nos dio energías. Y eso que todas somos mayores, pero a las más mayores no las dejábamos bajar abajo, así que subían al piso de arriba y desde allí pelaban huevos o hacían lo que podían para ayudar, por lo que todo el mundo colaboró”, afirma la superiora.

Puedes leer este testimonio completo en Iglesia de Asturias