La Diócesis de Córdoba ha entrevistado al matrimonio Manuel Millán e Inmaculada Serrano, padres de dos hijas.

Han explicado que el «principal pilar de la convivencia es la unión familiar, y para ello nos basamos en el respeto y en la confianza. Desde el comienzo de nuestra vida familiar siempre ha sido fundamental, que la unión de la pareja, sea un ejemplo de convivencia para nuestros hijos.» Dan mucha importancia al diálogo y a una buena comunicación entre ellos.

Lo más complicado de la educación sus hijos es «transmitir los valores en la FE a nuestros hijos. En una sociedad en la que todo está bien, todo vale, es complicado inculcarles que eso no es así, que la vida va más allá de lo fácil y divertido, que es un camino de sacrificio.»

Las familias cristianas «debemos hacer de nuestras palabras y obras un testimonio para los demás. En definitiva, viviendo sin vergüenza ni miedo ante la sociedad, y participando en las diferentes actividades de la vida de la Iglesia de nuestro pueblo.

Puedes leer este testimonio completo en Diócesis de Córdoba

Artículo anteriorNueva película de Verástegui con Jim Caviezel. «The Sound of Freedom»
Artículo siguienteDeja de preocuparte y ocúpate