¿A dónde vamos?, Los Lunes de Folch

¿Hola qué tal?

Hoy el lunes de Folch, lo titulo ¿A dónde vamos?

Y es que el otro día estaba escuchando una de mis listas de spoti “QuePocoEsNuestraVida”, y de repente: BAF.

Me salió un temazo de esos que bueno…. ¡DE ESOS QUE ALUUUUUUUCIIINAS!

“A DÓNDE VAMOS”, de MORAT.

Sí, sí. Sal un momento del artículo y póntela a saco. Auriculares. Volumen rozando el riesgo de la destrucción timpánica. Te ayudará ponerte en el mood.

Hubo una parte que me flipó: segundo 00:40.

“Que, siendo un extraño, te dije te amo, te he estado buscando por más de mil años, y Tú respondiste: ¿A dónde vamos?”

Y es que qué bruutaaal poder decir, haciéndonos niños:

“Jesús, no sé si te conozco, pero quiero conocerte, sencillamente quiero amarte sin ver… así que, ¿a dónde vamos?”

¿Y qué puto raro es esto? Fíjate, en el siglo XXI.

¿En qué momento se subiría alguien a un bus sin saber a dónde va?

¿En qué momento se subiría alguien a un una avioneta vieja y medio rota que no sabe a dónde va?

“Niiiideeeee, ¿pa’ qué? Tengo mazo movidas que hacer, Folch. ¿Qué me estás contando?”

Pues así somos los católicos de molones jajajajajajajajaja. ¡¡QUE NOS FLIPA LA AVENTURA TAL NOSEQUEl!

¿Y sabes por qué? Porque sabemos que el conductor de ese bus (ENORME) de nuestra vida es Jesús. Porque sabemos quién es el piloto de esa avioneta.

Cada uno de nosotros nos podemos subir a un bus distinto, incluso Jesús escoge a algunos y les propone subirse a la avioneta.

A lo largo de nuestra vida, a veces decidimos bajarnos del bus.

¿Que por qué?

Porqué nos entran dudas, porque no entendemos qué hacemos montados en ese vehículo, porque no nos fiamos del conductor,… NOS BAJAMOS DEL BUS PORQUE NO NOS DAMOS CUENTA DE A DÓNDE VA.

¿Pero sabes lo guapo de todo esto? Cada vez que la liamos y nos bajamos nos dan un ticket con un número de teléfono. ¿Cómo, cómo?

Jajajajajajaj tal cual te lo digo. Es un tíquet que te permite, de forma gratuita, volverte a subir al bus. Y es que al conductor le da igual dónde estés, le da igual dónde te hayas bajado y el porqué.

Solo quiere que le llames, que hables con Él, que vayas corriendo a la siguiente parada y que te subas al BUSaco a saco.

Y es en ese momento, en el que sientes su caricia, su Amor y vuelves a estar atope, un JALEITO QUE NO TE LO CATAS.

Estás en un bus que te está llevando a un sitio que no sitúas en el mapa, pero que sabes que es lo mejor que existe.

Solo te sale decir: Ocúpate tú de todo.

En ese bus gigante conoces a gente por un tubo. Algunos se bajan para no volver, otros se bajan y suben 10.000 veces, otros casi siempre están allí. Y también ves a otros que, tristemente, pasan del bus o incluso intentan detenerlo.

En ese bus, en ese viaje, uno aprende a amar a todos los pasajeros que van en su vehículo, a cuidarles. Un TODOSxTODOS. A hacer que sus días no sean estériles, que dejen poso en la vida de cada uno de los viajeros.

Cada pasajero tiene sus preocupaciones, sus movidas, su familia, sus amigos, su trabajo, sus aficiones, sus jaleitos.

Y es tan grande el bus que el conductor nos da la oportunidad de hacer todo aquello que queramos sin bajarnos de él.

Lo que renta más es que todos los buses y avionetas llegan a un sitio en común, a un sitio enoooooorme. A un sitio precioso. Algunos pasajeros, esperan un tiempo en la sala de espera, y se preparan para entrar a ese jaleo de lugar. Otros lo tienen más easy.

Pero qué brutal tiene que ser eso. Qué brutal poder decirle al conductor: GRACIAS por haberme dado la libertad y la oportunidad de haber hecho el viaje más increíble que podía haber hecho nunca.

Que JALEACO poder abrazar a su Madre, que como tú y yo, se fió del conductor y le dijo SÍ.

Sí, quiero una vida junto a Ti.

Entonces Folch: ¿a dónde vamos?

Pues hoy, si quieres, vamos a darnos un paseo por el bus. Podemos hacer que nuestra vida sea luz, un faro de fe y de Amor, que brilla para todos a través de nuestro estudio, de nuestro darnos a los demás, de nuestras fiestas, de nuestra familia.

Porque si algo nos caracteriza es que somos AUTÉNTICAMENTE ALEGRES.

Porque si algo nos caracteriza es que queremos un aforo completo en todos los buses y avionetas.

Porque si algo nos caracteriza es que la respuesta de nuestro “¿A dónde vamos?”, la encontramos en el darnos a los demás, y en el Amor con mayúsculas… ¡y es que como mola!

#LunesDeFolch
#LdF
@jfolchh