«La gran fortuna». Olivia Manning

Novela de carácter histórico y social, con la que Olivia Manning inicia su famosa Trilogía Balcánica, basada en sus propias experiencias. La trama comienza en el otoño de 1939 y está ambientada esencialmente en la ciudad de Bucarest, en un momento convulso para el país porque, tras la ocupación nazi de Polonia, miles de refugiados polacos cruzaban la frontera rumana en un caos frenético. Por otra parte, la ocupación soviética de Polonia Oriental había impedido por el momento la invasión alemana de Rumanía, pero el peligro era inminente. Con este trasfondo histórico de la Segunda Guerra Mundial, la obra (publicada por primera vez en 1960) narra las vicisitudes de una pareja inglesa de recién casados, formada por Guy y Harriet Pringle, que está inspirada en el matrimonio de la propia autora. Así, en 1939 la escritora se había casado con Reginald Smith, profesor del British Council, al que acompañó cuando fue destinado a Bucarest y, posteriormente (a medida que los nazis avanzaban hacia el Este de Europa), a Grecia, Egipto y Jerusalén, donde vivieron hasta el final de la guerra.

Desde el punto de vista narrativo, la novela, estructurada en cuatro grandes partes, está narrada en tercera persona pero, en muchas ocasiones, focalizada desde el punto de vista de la esposa, Harriet, que va descubriendo cómo es realmente su marido, tras su precipitada boda en verano. A través de los ojos de Harriet, se va describiendo la ciudad de Bucarest, sus parques, sus hoteles, sus restaurantes, las viviendas de las clases acomodadas y los barrios de los pobres. Y junto a una detallada descripción de los espacios y lugares más emblemáticos, desfila una extensa galería de personajes (profesores, banqueros, espías, militares, campesinos, criados…),  con su psicología e identidad propia, posibles arquetipos de las diferentes clases sociales: el príncipe ruso Yakimov, Bella Nicolescu y su esposo Nikko, Sophie, los profesores y miembros de la Legación Británica (Inchcape, Clarence, David Boyd).

Con un estilo elegante, de gran valor literario, sus descripciones consiguen aludir a todas las percepciones sensoriales para trasladar sensaciones visuales, auditivas, olfativas, gustativas, táctiles al lector y recrear una ciudad, sus costumbres y sus gentes a través de sus espacios privados y, sobre todo, de los lugares públicos. Considerada una de las mejores novelas inglesas del siglo XX, recuerda su conocido título en esta cita de la obra: “Rumanía es como un tonto que ha heredado una gran fortuna. Todo lo gasta en hacer idioteces” (p. 270).

Reseña de Ana María Díaz Barranco para Club del lector