El miércoles 15 de julio por la noche la parroquia San José Obrero en Sao Leopoldo (Brasil), sufrió un asalto cuando el sacerdote celebraba y transmitía en vivo la Santa Misa, según noticia publicada en Aciprensa

Mientras se retransmitía la Santa Misa a través de internet, a causa de la pandemia, unos individuos entraron en el templo e intimidaron a los asistentes. El párroco, cuando se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, miró a las cámaras pidiendo a los seguidores de la ceremonia que llamaran a la policía.

Entonces, el sacerdote explica que tomó un objeto para defenderse “pero se rindió y los dos huyeron”, agregó.

Puedes leer la noticia completa en Aciprensa

 

Artículo anterior«La gran fortuna». Olivia Manning
Artículo siguienteEduardo Verástegui entrega una Virgen de Guadalupe a Donald Trump