¿Amamos nuestras diferencias?

Definitivamente somos distintos. Ciertamente, mujer y hombre somos bastante distintos. Qué aburrido sería si los dos fuésemos iguales, ¿no?

Durante nuestra relación, fruto del conocimiento del otro, hemos aprendido a ver nuestras diferencias como algo positivo para el otro y para la relación. En este artículo, queremos contarles 4 cosas en las que nos complementamos.

1. Optimismo Vs. realismo

Lo ideal es que los dos seamos optimistas y siempre veamos el lado positivo a todo. Y al final, lo logramos. Pero no es la primera reacción. En nuestro caso, cuando pasa algo, Karla es la que se asusta/preocupa/piensa lo peor y Renzo el que ve el lado positivo de las cosas, y eso nos ha ayudado full. Nosotros decimos que es el “balance”, porque a veces también se necesita ser realista y no imaginar cosas inalcanzables. En definitiva, ¡se necesita de ambos en las distintas situaciones!

2. Espontaneidad Vs. planificación

Para que las cosas salgan bien, hay que planificarlas: para sacar buena nota, hay que estudiar; para hacer una presentación importante, hay que hacerla con tiempo; para hacer buen contenido en redes, hay que programar los temas, etc. Y en nuestro caso, Karla es la experta en esto. Sin embargo, también disfrutamos de las cosas espontáneas: sorpresas, salidas inesperadas, etc. Y Renzo acá se lleva el premio. ¡Ambas cosas son igual de importantes en una relación!

3. Emprender Vs. acogerse a lo seguro

Renzo siempre ha querido tener algo propio, una propia empresa. En cambio, Karla está contenta trabajando en una empresa y haciendo carrera en ella. ¿Influye esto en la relación? ¡Pues bastante! Uno es más propenso al riesgo que el otro. Incluso puede impactar en nuestras finanzas. Sin embargo, ambos respetamos los sueños del otro y siempre lo conversamos.

4. Practicidad Vs. pensar en todas las variables

Quizás más de uno se pueda identificar acá, porque la mayoría de hombres son prácticos, y la mayoría de mujeres… complejas. Nuestro caso no es la excepción. Renzo es el simple y práctico, quien aterriza las ideas. En cambio, Karla es la que piensa en las mil aristas que se desprenden.

Por ejemplo, ahora que poco a poco estamos por comprar nuestras cosas para nuestro futuro hogar… ya se imaginarán las 20 opciones de refrigerador que tiene Karla Vs. la única para Renzo. ¡Todo un tema de discusión!

* * *

Seguro tú y tu pareja también son distintos en muchos aspectos así como nosotros: es lo normal. Sin embargo, hay que buscar que estas diferencias sean “llevaderas”, por así decirlo. Es decir, que sean diferencias de forma, mas no de fondo.

En última instancia, debemos coincidir en lo más importante: en los valores, en la fe, etc. Si no fuera así, sería muy difícil llevar una relación armoniosa porque ambos no estaríamos en la misma página. Imaginemos, por ejemplo, el tema de la crianza de los hijos. Si cada uno quiere criar a los hijos de maneras distintas o según valores diferentes, ¡esas diferencias los llevarán a grandes problemas si no se ponen de acuerdo!

Finalmente, debemos procurar que las diferencias en la pareja miren a la complementación, y no a un alejamiento. Y ya saben que pueden hacernos cualquier consulta por nuestro Instagram: @losquelidos. ¡Nos vemos!

Publicado en Ama fuerte