Se ha ido un gran hombre

Asturias Mundial se ha hecho eco del fallecimiento de Francisco Martínez Melgar, familiar y amigablemente conocido como Paco que con tan solo 62 años dejó viuda, 5 hijos y muchos amigos y hermanos.

Posiblemente no te diga nada ese nombre, pero pasó por la vida haciendo el bien a muchos. Era un hombre normal, con una arraigada fe que le hizo, junto con su mujer en un momento determinado de su vida, tomar una decisión que algunos pueden tildar de loca y absurda, pero que aún hoy en día está dando fruto en personas concretas.

Dejaron trabajo y hogar para irse irse de misioneros, el lugar: Guayaquil, (Ecuador,) un pueblo muy  humilde, pobre y peligroso, pero con un impulso de su fe, que era más grande que su valentía, allí convivieron y dieron su vida y testimonio a cientos de personas que habían perdido la esperanza y la ilusión por vivir, anunciándoles que este mundo y esta vida se acaba, pero que existe una mucho más grande que es la fe que ellos les anunciaron.

Cientos de personas cambiaron sus vidas y las reconstruyeron, matrimonios destrozados, reconstruidos, adolescentes perdidos, que pudieron encontrar un sentido a su vida.

Puedes leer esta noticia completa en Asturias Mundial