A causa de la pandemia que asola a casi todo el planeta, ahora todos, o casi todos, comulgamos en la mano como medida de prevención de contagio.

El Padre Adolfo Qüerio Casas  nos ofrece una mirada histórica – teológica con el Profesor Gioavanni Zaccaria.

Artículo anteriorEncontré mi príncipe azul: Jesús
Artículo siguiente¿Hasta dónde podemos llegar?