Javier Aranguren cuenta su testimonio en Cope, tras pasar un coronavirus muy agresivo que le llevo a estar entre la vida y la muerte en varias ocasiones.

Cuenta cómo fue la experiencia del túnel de luz: “De pronto me encuentro solo en la famoso túnel. En mi caso era de arbustos, con un final de luz. Al terminar, me encontré en un pueblo nevado, estilo Suiza interior. Tenía una sensación de plenitud y de serenidad total» ha contado el filósofo

Publicado en Cope

Artículo anteriorLos secretos de Reino
Artículo siguiente¿Por qué estudiar religión? Un padre socialista se lo explica su hijo