HM Televisión nos ofrece el testimonio de Daniel Talavante  que nos cuenta que, por huir de los sufrimientos que le causaba su tendencia homosexual, se fue a Barcelona a empezar una relación con un chico, pero eso solo empeoró la situación.

A través de San Juan Pablo II, descubrió que todavía estaba a tiempo y regresó a casa como el hijo pródigo.

Artículo anteriorFormarse en la fe es una prioridad. Testimonio de Soledad Meliveo
Artículo siguienteEl párroco que ha enterrado feligreses en el confinamiento