Meditamos, con D. José Brage, el pasaje del Evangelio del paralítico. Un pasaje muy gráfico en el que a Jesús le conmueve le fe de los amigos que buscan la curación del cuerpo, sin embargo, Jesús lo primero que hace es perdonarle los pecados dando, así más importancia a la curación del alma.

 

 

 

 

Artículo anteriorC O N F Í A
Artículo siguienteHay quienes no aguantan la libertad