Pablo tiene 20 años y es uno de los jóvenes que ha respondido a la llamada a hacer voluntariado que desde Cáritas Diocesana de Madrid se hizo en el inicio de la pandemia del COVID-19.

Ésta es su experiencia:

Artículo anterior«Siempre he sentido la cercanía de Dios». Marcos de la Campa
Artículo siguienteEl ceño fruncido es enemigo declarado de la sonrisa