De soldado a sacerdote

La diócesis de Vannes (Bretaña, Francia), cuenta con un nuevo sacerdote. Se trata de Étienne Portalis, de 28 años, formado en el Centro Académico Romano (CARF)

“Cuando era pequeño pensé en ser sacerdote, luego militar. La lógica infantil me hizo decidir con bastante rapidez. ¡Seré un capellán militar!”, afirma.

En su tercer año de universidad su padre le animó a participar en un «camino vocacional», pero se negó. Él quería ser ante todo militar. En una ocasión recibió, durante una Misa, recibió una fuerte llamada al sacerdocio pero, a pesar de eso, ingresó en una escuela militar.

“Gracias al clima espiritual que me transmitió el capellán militar de la escuela, los dos años de preparación me ayudaron a crecer en mi fe y a discernir que la vida de un soldado no era para mí. Después de una peregrinación desde Asís a Siena y un primer contacto con un formador de la diócesis, abandoné el sable para elegir el hisopo en agosto de 2012”, relata el propio Étienne.

Puedes leer su testimonio completo en CARF