Ha llegado la hora de volver a casa. Volvamos a nuestra casa la Iglesia, donde Jesús nos espera para darnos un fuerte abrazo a través de sus sacramentos. Y nos viene al corazón: ¡¡Qué bien se está en casa!!

La Iglesia es madre que se ocupa y cuida de sus miembros. Volvamos a la Iglesia para seguir haciendo familia.

Meditamos con D. Cristóbal Peña Espina

Artículo anteriorSan Pedro y San Pablo
Artículo siguienteLa Comunión de los santos me ha sostenido