“La pandemia ha acercado a muchos presos a Dios”

Tras el período de confinamiento en el que los capellanes de los centros penitenciarios no han podido entrar para atender a los presos, se ha observado que la pandemia ha acercado a muchos presos a Dios. Así lo ha asegurado el director del Departamento de Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal Española, Florencio Roselló, según publica Moncloa.

Durante este tiempo no han dejado de atender a los reclusos. Entre otras iniciativas llevadas a cabo en el ámbito de la pastoral penitenciaria, destaca el envío de 25.000 mascarillas para funcionarios de prisiones e internos, y de 200 pantallas protectoras. Asimismo, se crearon direcciones de correo para escribir a los presos y muchos capellanes escribían cartas personales para continuar con el acompañamiento que realizaban antes de la pandemia. También enviaban a los reclusos material para que pudiesen seguir cultivando su fe católica, ante la falta de misas, que también se suspendieron dentro de los centros penitenciarios.

Ahora, ya puede entrar un capellán y uno o dos voluntarios por prisión y también se han retomado las misas aunque sin mezclar a presos de diferentes módulos, según ha precisado Roselló. Si bien, subraya la importancia de actuar “con prudencia” porque están surgiendo “rebrotes” en España.

Puedes leer más sobre pastoral penitenciaria en Moncloa