Un huerto solidario, proyecto de un cura, para dar trabajo a excluídos

En el barrio salmantino de Buenos Aires se cultiva un huerto que da algo más que hortalizas que llevarse a la boca; también de su tierra recolectan quienes la trabajan el fruto de la esperanza en un futuro mejor.

La Agencia SIC se hace eco de este proyecto del sacerdote Emiliano Tapia gracias al cual personas en riesgo de exclusión social encaminan sus vidas hacia nuevos horizontes. Personas que dejaron atrás la cárcel o que abandonaron las calles como su único techo cultivan ahora un «huerto solidario», del que se recogen los alimentos quedan de comer a otras personas solas y mayores de los pueblos limítrofes.