Durante su juventud dejó bien alto el nombre de Italia en competiciones de kárate, pero la vida le llevó a deja el cinturón negro por el cinturón franciscano.

Actualmente Elena pertenece a la Fraternidad Franciscana de Betania y, aunque no lo parezca, el karate tienen muchas cosas en común. Conócela a través de Rome Reports.

 

 

Artículo anteriorWeCat ¿Qué vida quieres vivir?
Artículo siguienteLa pequeña Anne Gabrielle, con sólo 8 años va camino de los altares.