¿Estoy en una relación tóxica?

¿Cómo identificar si estoy en una relación no sana o comúnmente conocida como tóxica? Esta es una de las preguntas más comunes que recibimos a través de nuestro blog @losquelidos. Es importante detectar en qué tipo de relación te encuentras y ver si la persona con la que estás te ayuda en tu crecimiento personal y emocional. Aquí te traemos 4 claves para saber si estás en una relación tóxica.

1. No respeta tu privacidad y todo le da celos

Este primer punto es bastante evidente. ¿Revisa tus conversaciones? ¿Te pide todas tus contraseñas? ¿Está pendiente de con quién hablas? ¿Quiere que estés todo el tiempo a su lado? A pesar de estar en una relación, tu pareja no tiene por qué invadir todos tus espacios. Uno debe poder conservar sus amigos, salir a divertirse con ellos —sanamente y siendo prudentes—, etc. Es decir, uno siempre debe poder mantener su espacio personal.

2. Te baja el autoestima y no te deja crecer

Cuando no te sientes amado, tu autoestima disminuye. Las personas tóxicas gustan de arrebatarte la seguridad y esto conlleva a una inestabilidad respecto de tus emociones y amor propio. Al conocer tus debilidades, la persona tóxica las usa en tu contra cuando lo cree conveniente. Y no lo hace con el objetivo de ayudarte a mejorar, sino para sacarte en cara “lo mal@” que eres. Te convence, incluso, de que no eres bueno para nada.

Recuerda que tu pareja debe estar para darte ese soporte y acompañamiento en cada meta que te traces. Si no lo hace, puede que esa persona no sea para ti.

3. No te respeta y hasta llegas a tenerle miedo

Ya sabemos que el respeto es la base de toda relación. En ese sentido, en una relación tóxica, tu opinión no importa. Tu pareja no respeta las decisiones que tomas, te trata con palabras hirientes, te menosprecia, e incluso llega a abusos psicológicos y físicos. Esto hace que te dé miedo hablar y decir cómo te sientes por temor a su reacción violenta o increpadora.

Recuerda que el miedo no es un signo positivo del amor; muy por el contrario, produce heridas que difícilmente son curadas. Si decides terminar, no tengas miedo pensando que otra persona no te querrá por lo que eres. Valórate como persona y sé firme en tus decisiones.

4. Te considera culpable por todo

La toxicidad y la manipulación casi siempre comienzan por la culpa. Tu pareja empieza acusarte sin razón, te hace culpable de lo negativo que pasa en su vida —algún problema en el trabajo, con sus amigos, con algún familiar, etc.—. Te hace sentir que eres la causa y la raíz de todo lo malo que le sucede. Esto hace que no estés a gusto ni feliz con tu relación.

* * *

En general, una relación tóxica te quita la paz. En una relación sana puedes ser tú mism@, puedes dedicarte a hacer las cosas que te gustan o a los hobbies que te entretienen. Puedes mantener tus amigos, y también crecer personal y profesionalmente porque tu pareja te alienta a ser mejor cada día. Ninguna relación es perfecta, por eso siempre hay hay temas por mejorar, incluso en las relaciones más sanas. Pero en una relación sana prima el amor, y no hay evidencia de estos 4 indicadores.

Si tienes alguna duda o quieres algún consejo, no dudes en escribirnos por nuestro Instagram: @losquelidos. ¡Nos vemos!

Publicado en Ama fuerte