Ahora se bien lo que es ser feliz: Creer en Ti. Testimonio Ana Boyle

    Bueno, me he lanzado a contar unas cosillas que me gustaría compartir.

    Los que me conocéis bien, sabéis que me he equivocado en algunas cosillas en la vida, y de hecho, he tropezado muchísimas veces. Los que me conocéis mejor, y lleváis conmigo este ultimo año sabéis lo que me he esforzado por ser yo, y dejar las tonterías de lado.

    Pues bien, estoy más que orgullosa, y no me da ninguna vergüenza decirlo, de la persona en la que me estoy convirtiendo.

    La vida me ha mostrado que nada es permanente, que las cosas, igual que vienen, se van, y que si no las cuidamos, puede que se vayan más pronto de lo que pensamos.

    A mi me ha dado por pintar en esta cuarentena, y no he pintado en mi vida, pero, estoy aprendiendo, de eso se trata, de IR APRENDIENDO, he pintado 8 mariposas, hasta que la novena me ha salido bien, he pintado no se cuantas bocas, hasta que una me ha salido bien…de eso trata la vida, estamos creando una obra maestra, y esa obra maestra eres TÚ, es imposible que coja el lápiz sin saber dibujar y haga una mariposa perfecta, pero sin embargo desde el momento que cojo el lápiz y me pongo a dibujarla, ya estoy convirtiendo ese papel en una obra maestra , pues igual de imposible es que seas una OBRA MAESTRA perfecta de la noche a la mañana. Va a haber varios intentos, hasta que de repente, uno de los intentos sea el último. Por esto es muy importante no rendirse nunca.

    Creo que las piedras con las que me he ido tropezando en el camino han sido las que me han hecho convertirme en la persona que soy. A día de hoy tengo una paz mental que no me cabe en el cuerpo. Este verano, me sentía vacía, sentía que no estaba haciendo las cosas como debían, y lo peor de todo, es que no me sentía yo, es como si Ana no estuviese dentro de mí, así que decidí intentar desconectar, y me fui a hacer el Camino De Santiago, en el que por cierto conocí a personas que en mi corazón se quedan para todo la vida porque madre mía que gente mas bestial…, en Septiembre de 2019, un día concreto que se queda para mi intimidad, me desprendí de todo lo que tenía dentro que quería sacar, y lo hice a través del Sacramento de la Confesión, y buaaaah, de repente os prometo que volví a nacer, fue como una segunda oportunidad, Dios me cogió de la mano y me dio ese empujoncito que me hacía tanta falta, y es que no se explicarlo pero de verdad que ha sido la mejor sensación que he sentido en mi vida. El sacerdote me pregunto mi nombre, sonrió, me acarició la cara y me dijo que me tranquilizara, que todo estaba bien y que Dios me quería mucho, y al final de la confesión me abrazó… he de decir que nos echamos unas risas durante la confesión que hicieron que los que estaban alrededor estuvieran más atentos de lo que estaba pasando que de la propia Eucaristía. No se cómo deciros lo que sentí, es que no sé de verdad. Llore muchísimo, pero no de tristeza, sino de alegría, me recuerdo de rodillas en el penúltimo banco de la Iglesia partiéndome de la risa, y diciéndole a Dios, ¿Enserio he estado tanto tiempo con todo esto dentro y lo único que tenía que hacer era ir a hablar contigo? ¿de verdad? Me partía de la risa, porque estaba TAN FELIZ, enserio que no podía. Fue de los días más felices de mi vida de verdad. El caso es que empecé a ser ANA, la Ana que tantas ganas tenía de salir al mundo y mostrarse tal y como es, esa soy YO.

    Empecé a mostrarme tal y como soy, me desprendí del miedo, me desprendí del que dirán, y empecé a confiar en mi. Es verdad que algunas personas que no hace mucho, sino el año pasado, estaban en mi vida, pues ya no lo están, formas de pensar y ver la vida diferente, pero a esas personas les deseo la máxima felicidad del mundo. Mi perspectiva cambió, empecé a ver todo de un modo distinto, de pronto, busco belleza en las personas y cosas mas apagadas y oscuras, y ¿sabéis que? ¡La encuentro!

    Ahora sé bien lo que es la felicidad. La felicidad se trata de creer, creer en ti y saber de lo que eres capaz, saber de lo que somos capaces de ofrecer a los demás, ser feliz es amar y no juzgar, ser feliz es alegrarte por los éxitos del prójimo y no envidiar, ser feliz es sonreír a los demás y no criticar (que por lo visto esta de moda , y he de decir que es de las cosas mas feas e hirientes del mundo) criticar no te hace más fuerte, al revés, te hace débil e infeliz. Muchas personas están luchando contra ellas mismas día a día y ni siquiera somos conscientes de ello, darle los buenos días a esas personas o simplemente sonreírles puede que sea algo muy muy bueno para su salud mental, y creerme, que se de lo que hablo.

    La FELICIDAD que tanto anhela el ser humano es más sencilla de tener de lo que parece, simplemente pensar ahora mismo en vosotros , lo que tenéis , ¿os hace falta algo? ¿Tenéis cosas que os sirven pero que no son necesarias? La felicidad ya la tenemos, o desde luego yo lo veo así, os prometo que soy FELIZ, y lo que venga me llenará el doble, y si lo que ha venido se queda, sere doblemente feliz, pero si resulta que se va, pues que más da! Aprender a vivir sin ellos, y recordando que ya era feliz antes de todo eso. Por ejemplo, yo hoy me he levantado feliz, y de repente el café estaba hecho, ¿sabes qué felicidad levantarte y no ser la primera y que el café este hecho? Pues ahora imaginaros que me levanto igual de feliz que antes, pero todos duermen, me toca a mi hacer el cafe… ¡Qué felicidad hacerle el café a mi familia

    Es muy sencillo. Enamoraros de la vida, de las cosas sencillas, ver belleza en todo, decirle a vuestras amigas y amigos la suerte que tenéis de tenerlos y lo guays que son, darle las gracias a vuestros padres, achuchar a vuestros hermanos, salir a pasear, admirar todo lo que os rodea, cada esquina de la calle, cada monumento, el mar, la brisa, la naturaleza,disfrutar de cada día…porque de un día para otro, aparece un virus y se va todo a la mie*** , y entonces nos daremos cuenta de que ya teníamos lo que tanto anhelabamos, YA ERAMOS FELICES CON LO QUE TENIAMOS.

    Ana Boyle

    Pd: gracias vecino del 4A -IS- (Anonimus) por ser el vecino más guay del universo y ser mi nuevo amigo, has conseguido que sea doblemente feliz.