D. Miguel Martín, capellán del Hospital Sant Joan de Déu, de San Felíu de Llobregat, nunca imaginó que pudiera vivir la experiencia del covid-19. Le habían dicho que, salvo que tuvieras alguna patología que pudiera complicar las cosas si te contagiabas, la mayoría lo pasa como si fuera una gripe y nada más.

Pero se contagió y acabó en la UCI y además tuvieron que entubarlo. Ahora da gracias a Dios por lo que ha vivido. Ésta es su experiencia  👇

 

Artículo anteriorUn Corpus diferente
Artículo siguienteEl impacto del covid-19 en Cáritas