No olvidemos que aunque seamos libres, el demonio nos tienta y busca apartarnos del amor de Dios en todo momento.

Dios nos ha creado con libertad de amarle y conocerle o para rechazarle y prescindir de su amor.

Meditamos con D. Cristóbal Peña Espina:

 

Artículo anteriorEE UU rechaza ayuda humanitaria de la ONU por incluir el aborto
Artículo siguiente¿Qué has aprendido en el tiempo de confinamiento?