Ésta es la historia de un hombre que espera. Como tal vez lo sea, en el fondo, toda historia. Un hombre que espera y cuida a un niño enfermo que también lo cuida a él. Su realidad implacable constituye el germen de Sucederá la flor, libro de sustrato autobiográfico educado en la grandeza lírica de Christian Bobin, en su prosa fragmentaria, su reflexión moral y su tensión metafórica. Nadie sale indemne de aquí. Ajeno al largo imperio del desencanto, Jesús Montiel convierte la sencillez revelada en un laboratorio subjetivo. Devuelve a quien mira una candidez incómoda para el cinismo de nuestro presente, y es justo por ello muy necesaria.

A raíz de la leucemia que uno de sus hijos padece, el autor reflexiona sobre el dolor, la esperanza, la paternidad.

Reseña de Cattus publicada en Club del lector

 

Artículo anteriorLos miedos en el noviazgo
Artículo siguiente¡El que canta reza dos veces!