Los miedos en el noviazgo

EL MIEDO

Con este proyecto de Domingos de Noviazgo me he dado cuenta de que la mayoría tenemos ciertos modos desde los que tienen miedo a que este confinamiento les haya afectado, hasta los que tienen mil dudas de si ese/a será LA persona que me va a acompañar toda mi vida.

LA FELICIDAD DE LOS NOVIOS

No todo lo que reluce en las sonrisas de nuestras fotos es oro, somos muy felices, sí, pero para llegar hasta aquí y lo que nos queda hemos tenido que luchar MUCHO y lo hemos apostado todo por el otro, porque creemos en esta relación; aun habiendo miedos, lágrimas, dudas y discusiones.

Y esto no porque seamos nosotros especiales ehh, esto es lo que pasa en el 100% de los novios.

¿QUÉS ES EL MIEDO?

Según la RAE es “angustia por un riesgo o daño real o imaginario” o “una emoción que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea” ¿Debo seguir con la relación…?, ¿me estaré equivocando…?, ¿conseguiré hacerle feliz toda la vida y él a mi…?

SI TIENES MIEDO, ENHORABUENA, ERES UNA PERSONA NORMAL

Formándome y hablando con gente, me han hecho ver que los miedos son buen síntoma, aunque se pase mal, te hacen crecer, te hacen pensar el porqué de las cosas, y sobre todo te hacen más fuerte. 

Si tienes miedo es que esa relación es importante para ti, te hace apostar de verdad por esa persona cuando los sentimientos no acompañan.

¿CÓMO AFRONTO EL MIEDO QUE TENGO?

  1. Deja de huir, cuando tienes miedo a algo, es natural que pongas excusas para evitar afrontarlo, con esta actitud de huida acabas teniendo miedo al miedo, lo cual es mucho peor.
  2. Deja de negarlos, a muchas personas les cuesta aceptar que tienen miedo, se auto regañan, el primer paso para superar un miedo es aceptarlo.
  3. Deja de luchar, no veras el miedo como un enemigo al que hay que derrotar porque siempre te ganará, date cuenta de que, en el fondo, es una lucha contigo mismo.
  4. Hazte amigo de tus miedos, permítete sentir el miedo en tu cuerpo, se trata de normalizarlo como una simple emoción incómoda y pasajera.
  5. Afróntalos como una oportunidad para crecer, mira los miedos como grandes maestros que te desafían a ir más allá de ti mismo. Haz lo que te da miedo, es la única manera que tienes de liberarte definitivamente de él.

6. LA MÁS IMPORTANTE, abandónate en las manos de Dios y de la Virgen María, ese empujón de gracia, te alivia el alma y te quita la sensación de soledad.