Testimonio de sacerdote ingresado con Covid-19 que estuvo grave

Fredi Eresmildo Rodríguez Pineda (Pauna, Colombia, 1982) es sacerdote diocesano de Zaragoza y ha vivido/padecido en primera persona la Covid-19. Iglesia en Aragón publica su testimonio.

El día llegó y el virus se introdujo sigilosamente en nuestras vidas y tras el primer positivo se encendieron las alarmas. Frente a esta situación me ofrecí para ayudar y acompañar a los abuelos y a sus familias.  En este contexto contraje el virus, el Señor me llamó no solo a estar del lado de los que sufrían en ese momento, sino a vivir en carne propia la dureza de la enfermedad. Estuvo estuvo ingresado y varios días en coma inducido. «Al despertar me encontré rodeado de un excelente equipo de sanitarios, grandes profesionales, personas que arriesgan su vida para dar vida y a quienes admiro, respeto y debo eterna gratitud.»

El sacerdocio para mí ha sido un verdadero regalo de Dios, en todas las comunidades me he sentido como en familia; la acogida, cercanía y muestras de cariño hacen que vea realizada aquella promesa del Señor que dice que quien deja su casa, hermanos y padres, por su nombre, recibirá cien veces más. Ya estaba convencido de esta realidad, pero la experiencia de la enfermedad como paciente COVID, me lo ha confirmado.

Puedes leer el testimonio completo en Iglesia de Aragón