Lucía Mtnez. Alcalde: Un buen noviazgo asegura en gran parte el matrimonio

CanaVox es un movimiento a favor del matrimonio que propone grupos de lectura a amigos que apoyan la comprensión histórica de lo que es el matrimonio. CanaVox nació en Estados Unidos, es una iniciativa apolítica y, aunque muchas de las personas que forman parte son creyentes —de diferentes religiones—, no se trata de algo confesional. La idea de fondo es poder hablar de matrimonio y familia desde textos que se apoyan en la ley natural, las ciencias sociales y el sentido común, y también desde testimonios que muestran que es posible vivir según ciertos principios (aquí se exponen las 7 ideas fundamentales que defiende CanaVox).

Lucía Martínez es una de sus dos representantes en España. Afirma que esta iniciativa ha tenido muy buena acogida en Pamplona —donde ella reside— y que, desde 2017, más de 70 asistentes han participado en alguno de los grupos que ha coordinado. Una cifra que espera que vaya aumentando en un futuro no muy lejano por todo el país.

¿Cómo llegaste a CanaVox?

Hablando con una amiga sobre el noviazgo, el amor y el matrimonio, me comentó que existía este movimiento y me mandó el link de la página web. Entré me gustó de lo que se hablaba, y me lo guardé para verlo con calma más adelante. A los pocos meses, hablé de CanaVox en un post de mi blog. Ahí fue cuando CanaVox me conoció a mí y contactaron conmigo para decirme que estaban buscando líderes internacionales, y que les gustaría entrevistarme. Pasé el proceso de selección y empecé a formar parte de CanaVox en septiembre de 2016.

¿Qué motivaciones personales te llevaron a ello?

Los temas de noviazgo, matrimonio, las relaciones hombre y mujer en general, siempre me han interesado muchísimo; porque te das cuenta de que es algo muy bonito y esencial, pero tienes que aprender. Nadie nace sabiendo cómo tener una relación o cómo aprender a amar. Después de vivir algunas rupturas y de ver a amigos que tenían noviazgos que les hacían sufrir mucho, te preocupas y dices: “Aquí hay un tema muy importante que a todos nos trae de cabeza: el amor”. Y me di cuenta de la necesidad de hablar más sobre esto. La idea de CanaVox no es que sean unas sesiones teóricas de escuchar y ya, sino que los expertos son los textos y sobre ellos conversamos entre todos los participantes. Me pareció una forma muy buena de aprender a tener noviazgos y matrimonios felices.

¿Cl es la situación actual de CanaVox en España? ¿Es muy diferente al movimiento de Estados Unidos?

Tiene algunas diferencias porque en Estados Unidos comenzó en 2013 y se empezó a expandir en 2014. En España comenzó en 2015 con la ayuda de Mercedes, en Barcelona, y luego me uní yo. Hoy en día hay 429 grupos de lectura en el mundo, en 36 estados de Estados Unidos y en 27 países. En total hay 356 líderes. Entre ellos, la mayoría son líderes locales que organizan uno o varios grupos de lectura en sus ciudades y 37 son los líderes internacionales, que además tienen otras responsabilidades y encargos en CanaVox.

¿Os condiciona vuestro patrocinador el Witherspoon Institute?

El Witherspoon Institute nos apoya tanto económicamente como con difusión. Algunas de las madres que crearon CanaVox son investigadoras del Witherspoon Institute y de ahí nos viene la filiación. Como fue algo que nació en el seno de este centro de investigación, compartimos con él la visión sobre la sociedad y las personas.

¿Solo recibís financiación de la institución o la gente que asiste a las charlas tiene que abonar unas tasas?

Uno de los puntos atractivos de CanaVox es que todo lo que ofrece es gratuito: desde el comienzo la idea es acercar conocimientos sobre estos temas a todo aquel interesado, por eso no se cobra por participar. Por otra parte, también llevamos a cabo, por otra parte, campañas de donaciones para personas que quieren colaborar con este proyecto: mucho o poco, ¡todo suma!

En la actualidad, muchísimas parejas deciden irse a vivir juntos antes del matrimonio. ¿Qué opinas sobre eso?

Nosotros tenemos toda una sesión dedicada al tema de la cohabitación en la que profundizamos en estudios que presentan datos de por qué es mejor no convivir antes del matrimonio. Además de lo que dicen las investigaciones sociales sobre este tema, yo siempre me pregunto: ¿por qué te vas a vivir juntos antes de casarte y no das el paso directamente a “me caso”? Porque no estás seguro y quieres probar, pero se prueban los coches, una persona no se prueba, a las personas se las ama.

¿Qué papel crees que cumple el noviazgo?

Un buen noviazgo te asegura en gran parte un buen matrimonio. Siempre hay excepciones y casos dolorosísimos, pero creo que la etapa de conocimiento de la otra persona en el noviazgo es esencial para prevenir esos problemas.

¿Cuál crees que son los principales problemas del matrimonio?

Creo que muchas veces son problemas de comunicación o de compromiso, como las infidelidades. Además de mentalidades muy basadas en los sentimientos y no tanto en la voluntad y el compromiso, porque querer no es solo sentir mariposas sino elegir cada día quererte, y esto en detalles grandes y detalles pequeños. En cuanto a los problemas de comunicación, se suelen basar en la falta de sinceridad. Con sinceridad, aprendes a expresar las cosas que te sientan mal sin crear una crisis de “cojo la maleta y me voy”. También es vital aprender a perdonar.

Viendo también la cantidad de hijos que se dan fuera del matrimonio, tanto deseados como no deseados, ¿cómo influye la estabilidad que puede dar el matrimonio en la educación de los hijos?

Yo creo que influye mucho. Uno de los principios de CanaVox lo dice claramente: ‘No existe el derecho de unos padres a tener hijos, existe el derecho de los hijos a tener padres’. Ese derecho incluye tener a los dos y para siempre. Cuando una pareja se separa, no tienes a los dos al 100%. Y los niños necesitan el 100% de sus dos padres. Obviamente, la estabilidad que te da el matrimonio no es una garantía pero aporta mucho, porque si ya has dado el paso del compromiso, si te has casado, ya estás diciendo que hay una decisión de luchar y trabajar por esa relación. El matrimonio es el primer beneficiado de esa fidelidad, pero por supuesto también es el mejor ámbito para los niños.

¿Cómo piensas que será la evolución de CanaVox?

En España yo creo que vamos a seguir creciendo. ¡Espero! Por lo que yo hablo con los asistentes del grupo y por lo que veo en participantes y gente que ha oído hablar de CanaVox en otras partes, hay mucho interés en que esto pueda tener un impacto social. Aunque el objetivo de CanaVox es cambiar el mundo persona a persona, uno a uno, dando voz al matrimonio —como dice su lema—. En América, que están más desarrollados, van a congresos y hay colegios que ofrecen nuestros grupos de lectura como un acompañamiento de formación para profesores y para padres, etcétera. Son iniciativas que ayudan a crecer, sin duda. Pero lo que a mí realmente me gustaría ver es un grupo de CanaVox en cada ciudad de España.

Entrevista por Carlos Mateas Calvar

PARA SABER MÁS SOBRE CANAVOX: