Uno de los dones del Espíritu Santo es el don de Fortaleza. Te invitamos a meditar sobre éste con D. José Brage

La oración colecta de la Misa de ayer, lunes, decía esta preciosidad: «Llegue a nosotros Señor la fuerza del Espíritu Santo para que podamos cumplir fielmente tu Voluntad y demos testimonio con una conducta santa». Imploramos de esta manera el don de fortaleza para resistir las dificultades.

 

Artículo anterior¿Vocación, yo? Testimonio de Miguel Jiménez
Artículo siguienteUn verdadero drama