En esta meditación de D. José Brage, las alusiones que hace a las lecturas de la Misa, son las de ayer.

El apóstol san Pablo, guiado por el Espíritu Santo, se puso en camino hacia Atenas, porque era el centro cultural del mundo antiguo. Para llevar a Cristo a todo a todas partes, se va al lugar más concurrido de la ciudad, el areópago, en lugar de quedase acomplejado en un sitio más escondido.

 

 

Artículo anteriorRezar no es sentir. ¿Entonces?
Artículo siguienteLa importancia del buen hermano que tenemos