Diácono @jesus.llopis

El Señor se despide, ¿a dónde iremos sin Él? Realmente no se va. Se queda de un modo nuevo y para siempre: en Espíritu. Y ese espíritu exige acogida y amor. ¿Estamos dispuestos?

 

Artículo anteriorSí pueden contar conmigo. Testimonio de un capellán ante el covid-19
Artículo siguienteMaría calma nuestra sed de Dios