María Teresa Robles en la UCI: «Sentí el AMOR DE DIOS»

El testimonio de Teresa Robles es impresionante y precioso. Malagueña, casada y madre de siete hijos, el portal del colegio Montealto de Madrid del que fue alumna, nos cuenta su historia.

Cuando estalló la crisis del coronavirus extremó todas las precauciones, porque el pequeño de su casa, José María, tiene 8 añitos es síndrome de down y una leucemia que lo tiene sin defensas.

Sin embargo, María Teresa empezó a encontrarse mal. Dio positivo en coronavirus y terminó ingresada con una neumonía bilateral grave. «Cuando te ingresan lo más duro es la soledad. Estaba en una habitación sola. Nadie me consolaba, ni me tocaba…»

Un día, vino la médico que me atendía (que fue un ángel para mí) y me dijo: Teresa ya no podemos hacer nada más por ti en planta. Te tenemos que bajar a la UCI para sedarte y darte la ayuda que necesitas. Llama a tu familia y despídete.

«Mi gran miedo era morir sola. Me sentía triste y con un gran vacío. La gente empezó a rezar y lo pasaron a muchísima gente que sin conocerme pedía mi curación».

Cuando «entraron mi enfermera y auxiliar con una hoja que ponía: ÁNIMO, NO ESTAS SOLA». Gracias a esa muestra de cariño, me vino una frase de manera muy potente: NO ESTOY SOLA, SOY HIJA DE DIOS.

Esa fuerza, me trasladó a los brazos de Jesús. Allí estaba yo, metida mi cara en su pecho mientras me abrazaba y me consolaba. Ya no tenía miedo. Me sentí muy querida.

Sentí el AMOR DE DIOS, como jamás lo había experimentado llegando a los rincones más profundos de mi alma, esos que tenía olvidados porque no quería recordar. No me lo imaginé, no tengo tanta imaginación. Era tan real como el sol. Lloré. Todavía al contarlo lloro de emoción.

Gracias a Dios fue mejorando y le dieron el alta y volvió a casa pero aislada durante un mes. Pese a los cuidados José María acabó contagiado. Tuvieron que ingresarlo y también paso por la UCI. Hoy ya está en casa, ha dado negativo en coronavirus. «Todavía tiene neumonía y necesita algo de oxigeno por la noche pero ya esta mucho mejor».

«Dios le quiere de manera especial. Es su amigo».