Durante esta pandemia muchos de nosotros hemos vivido el dolor por la enfermedad y la pérdida de seres queridos, sin poder acompañarles físicamente.

Nuestro dolor no es ajeno al corazón de Cristo y este es un gran testimonio de quien ha vivido de cerca esta enfermedad.

Artículo anteriorLa Esperanza llega con la Primavera
Artículo siguienteTamara Falcó nos invita a rezar el Rosario con ella