«Jesús, presiento mi última noche»

La monja Oblata, Pilar Adámez, ha muerto el pasado 28 de abril a causa del coronavirus, en Huelva, donde residía actualmente. Llevaba cerca de 60 años en clausura. Religión en Libertad se ha hecho eco de este testimonio de fe.

«Jesús. Presiento mi última noche. Gracias mi Dios por unirme tan profundamente al dolor puro de tu entrega en Cruz», escribió la religiosa, en un mensaje de móvil, en sus últimos momentos.

Una sobrina suya ha explicado que era una persona alegre, siempre con una gran sonrisa.

Después de su ingreso hospitalario escribió algunas notas como: «El Señor nos puede pedir todo, somos oblatas, lo que Dios quiera, me ofrezco por los sacerdotes y por la Iglesia».

Y también escribió: «Yo me abandono a su voluntad y lo que Él quiera, si quiere llevarme, yo contenta».

Puedes leer más sobre esta religiosa en Religión en Libertad