Jesús pasa muy cerca de nosotros en el dolor y eso nos debe ayudar para preguntarnos ¿Cómo va mi vida cristiana?

Es momento de hacerse preguntas radicales.

Artículo anterior¿Conoces el poder del Rosario?
Artículo siguienteLa confianza en Dios, alentada por los sacerdotes, sostiene a muchos enfermos