Abrir nuestro corazón y tener Fe

    Señor, en estos días de confinamiento estoy descubriéndote más, te estoy conociendo
    con más profundidad, q pasada, q maravilla, q necesidad tenía de estar más
    tranquila y tener más tiempo para ti. ¡Cuánta falta me hacía!

    ¿Por qué ahora y por qué no antes? La verdad es que estoy disfrutando de estar en casa; sacando tiempo para leer, pensar, reflexionar, escribir, valorar ciertas cosas que anteriormente en mi día a día lo sabía pero no lo hacía, rezar mucho. ¡Qué bonito, qué lujo, qué privilegiada que soy! Quiero dejar de hacerme tantas preguntas, no me quiero comer tanto la cabeza, quiero que sigamos caminando juntos como lo estamos haciendo y dejarme de tonterías que me impiden seguir caminando contigo.

    Quiero abrir más mi corazón, quiero llenarme muchísimo más de ti, quiero seguir teniendo esa fe tan potente, intensa y muy vivida que tanto me sostiene y sobretodo me da fuerzas para seguir adelante a pesar de las dificultades; en definitiva, quiero amarte hasta la locura Señor.

    Quiero mostrarte en todas mis cosas porque, Señor, Tú lo eres todo. Rezo para seguir luchando; rezo para ir evitando esos miedos que me paralizan a la hora de tener que afrontar según q situaciones; rezo para tenerte presente en todo momento en mi día
    a día, sea para lo bueno como para lo no tan bueno; rezo para no olvidarte; rezo para
    seguir alimentándome de ti; rezo para poder mostrarme tal y como soy con mis virtudes
    y mis defectos ya que Tú nos aceptas, nos respetas, nos quieres y nos amas tal y como
    somos.

    Señor, somos instrumentos tuyos; siempre tienes tu mano tendida para que nosotros nos agarremos a ti y caminemos junto a ti, pero somos nosotros que complicamos más las cosas y a veces si dudamos o no pasamos una buena época nos olvidamos de ti, te abandonamos y no te tendemos la mano; perdón Señor por todo, te amo un montón.

    Elena Canals