Caminar con Fe hace que en todo haya una oportunidad. Bárbara Méndez

    Fe es creer en Dios sobre todas las cosas, y yo Barbara Méndez, creo fielmente en Él.

    En este mundo globalizado, con tantas necesidades humanas, donde día a día se van perdiendo los valores y principios, cada vez se nos hace más cuesta arriba llevar la vida con normalidad.

    Yo particularmente todo lo encomiendo a Dios: mis actos, mi familia, mis emprendimientos y mi comida.

    Con tantos altibajos que la vida me ha dado, mi Fe ha hecho que yo salga invicta, hace que aprenda de toda crisis, fortalece mis esperanzas y me hace descubrir las oportunidades que hay ocultas en todo eso que llamamos pérdidas o fracasos.

    Las cosas ocurren y yo las asimilo. Acepto lo que pasa y desarrollo resiliencia para vivir feliz con la situación o a pesar de la situación. Diariamente me despierto agradecida, pidiendo bendiciones y medicándome, pues tengo fibromialgia, una enfermedad silenciosa y muy dolorosa, y allí está Dios ayudándome día a día a ponerme de pie, a poner mi mejor sonrisa para que mis hijos me recuerden con alegría y felicidad.

    Y es la Fe la que me hace tener la convicción de que aparecerá una luz, una nueva oportunidad, un respiro y no me desaliento, sino por el contrario, me inspiro más en la Fe, en Dios y en mi fortaleza, la cual he construido con todas las crisis que he tenido, adversidades, fracasos y pérdidas, pero yo al mal tiempo buena cara y me decido a caminar con las fuerzas de mis convicciones, hacia un futuro cuyo desafío me hace más fuerte.

    Caminar con Fe hace que en todo haya una oportunidad, por eso al despertar, al dormir, ante dudas, al dar un primer paso y en cualquier otro momento bendigo, dejándolo todo en las manos de Dios. Amén

    Barbara Méndez