Diácono @jesus.llopis

Otro Evangelio muy conocido por todos nosotros, el de los discípulos de Emaus, en este tercer domingo de Pascua.

El Señor resucitado sigue apareciéndose, ¡también a nosotros se nos aparece! Pero, para reconocerlo, tenemos que tener unos oídos abiertos a su Palabra y un corazón bien dispuesto para recibirlo en la Eucaristía. ¡No nos acostumbremos nunca a todo eso!

Artículo anteriorMisa, sí o no
Artículo siguiente#LaColecta de la Misa de hoy. Exultantes de alegría